Publicidad

Ursea elaboró informe que marca aumento de los combustibles, pero el gobierno decidió mantener los precios

Carga de combustible. Foto: Archivo
Pistero con manga de surtidor de combustibles cargando nafta super en un automovil en una estacion de servicio Ancap en Montevideo, ND 20220630, foto Estefania Leal - Archivo El Pais
Estefania Leal/Archivo El Pais

VALORES

El Poder Ejecutivo prefiere “apuntalar” la economía, pese a lo que marca el precio de paridad de importación (PPP).

El subsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Minería ( MIEM ), Walter Verri, dijo el pasado lunes que “todo indicaría que habría que pensar en que el PPI (precio de paridad de importación) va a señalar que” se deberían “hacer ajustes al alza y no a la baja” en cuanto al precio de los combustibles. Según supo El País, el funcionario estuvo en lo cierto. El informe de octubre indica que se debería ir hacia un aumento, sin embargo fuentes del gobierno señalaron que se tomó la decisión política de no llevarlo adelante.

La Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) consideró en su informe que el precio de la nafta Súper 95 debería aumentar $ 2,8 por litro, mientras que en el caso del Gasoil 50S, el incremento debería ser de $ 4,9. De esta manera se podrían alinear los valores del combustible al precio de paridad de importación.

El gobierno, sin embargo, decidió no llevar a cabo el aumento con el objetivo de “apalancar” la recuperación económica y como una forma de controlar el impacto que se viene generando por el aumento de los precios de los energéticos dentro de las cadenas productivas. A su vez, el gobierno resolvió no aumentar el supergás, que conserva un precio inferior en comparación con el mercado internacional.

A fines de setiembre el MIEM resolvió una baja de $ 3 por litro, mientras que se optó por mantener el precio del gasoil y el supergás.

Conflicto

En un comunicado emitido ayer, Ancap informó que las medidas dispuestas el viernes por el Consejo Federal de Fancap “impiden el abastecimiento a los vuelos comerciales que operan en Carrasco y Laguna del Sauce”.

Como informó El País, el sindicato de trabajadores de Ancap resolvió realizar desde ayer “un paro indefinido y sin guardias gremiales” en las plantas de aerocombustibles que la empresa pública tiene en el Aeropuerto de Carrasco y en Laguna del Sauce.

Además, denunciarán a la petrolera estatal ante el Ministerio de Trabajo por entender que “no respeta” la negociación colectiva e “incumple los acuerdos alcanzados en el ámbito tripartito”, al querer seguir adelante con las negociaciones con un privado para alquilar la planta de combustibles que tiene en el Aeropuerto de Laguna del Sauce.

En su comunicado, Ancap señala que su decisión respecto a la operativa en Laguna del Sauce fue tomada “con el objetivo de reducir pérdidas históricas en esa operación”. “Fancap eligió el camino de medidas extremas para impedir la ejecución de una decisión de la empresa que fue comunicada en agosto del año pasado y que este año, días antes de ser implementada, se postergó en señal de buena voluntad”, agrega.