Publicidad

Hallan 24 estatuas de bronce de 2.300 años en Toscana, Italia

El santuario, -que contaba con templos, fuentes, terrazas, piscinas, altares-, habría sido utilizado al menos hasta el V siglo d.C., cuando, en época cristiana, fue cerrado.

Estatuas de más de 2300 años halladas en Toscana, Italia
Estatuas de más de 2300 años halladas en Toscana, Italia
Foto: AFP

En un hallazgo extraordinario, comparado con el de los Bronces de Riace -las estatuas gigantes griegas encontradas en el fondo del mar, cerca de la localidad marina de Riace, en 1972-, se anunció ayer en Italia la salida a la luz de otro tesoro de igual importancia histórica. Fueron descubiertas más de 24 estatuas de bronce de 2300 años, algunas en perfecto estado porque protegidas por barro y agua caliente, en el fondo de una piscina sagrada de un antiquísimo santuario etrusco-romano de San Casciano dei Bagni, pueblo de la provincia de Siena, en la Toscana (centro de Italia), famoso por sus aguas termales.

“Se trata de un descubrimiento absolutamente único, que reescribirá la historia y sobre el cual ya están trabajando más 60 expertos de todo el mundo”, anunció a la agencia ANSA el arqueólogo Jacopo Tabolli, docente de la Universidad para Extranjeros de Siena, que desde 2019 está al frente de las excavaciones de un sitio arqueológico en verdad bastante desconocido de la Toscana, pero que seguramente ahora saltará a la fama internacional.

Este lugar, explicó el arqueólogo, “era un espacio de curación y oración”, una suerte de templo y hospital al mismo tiempo -o lo que llamaríamos hoy un spa-, inmerso en el medio de la naturaleza. Allí la gente podía rezar, pero también, sumergirse en piscinas calientes -con temperaturas de entre 38 y 42 grados-, también en invierno, para aliviar sus fragilidades, junto a las divinidades.

El tesoro, que incluye también cinco mil monedas, exvotos (decenas de piernas, brazos, orejas, hígados, úteros) y otros objetos, fue hallado por un equipo de 50 expertos liderado por Tabolli, que excavó durante semana en medio del barro y el agua hirviente de una de las profundas piletas sagradas del santuario.

Según Tabolli, el santuario, -que contaba con templos, fuentes, terrazas, piscinas, altares-, habría sido utilizado al menos hasta el V siglo d.C., cuando, en época cristiana, fue cerrado. Entonces las piletas fueron selladas con pesadas columnas de piedra, pero las estatuas no fueron destruidas, sino, por respeto, abandonadas en el agua.

“Es el más grande depósito de estatuas de la Italia antigua y de todos modos el único del cual podemos reconstruir por entero el contexto”, destacó.

Temas relacionados

arqueologíaitalia