Publicidad

Pit-Cnt evalúa marchar hacia Canelones por conflicto municipal

| La medida será similar a la marcha realizada hacia Punta del Este. El martes, los gremialistas resolverán su aplicación

CANELONES | E. BARRENECHE

El Pit-Cnt analiza realizar una marcha hacia la ciudad de Canelones, similar a la efectuada a Punta del Este, en apoyo al conflicto que mantienen los funcionarios municipales desde el año pasado.

Ariel Olano, dirigente de Adeom-Canelones, dijo a El País que las próximas movilizaciones del gremio se harán en coordinación con la central obrera y destacó que la marcha hacia la capital canaria "está sujeta" a la resolución de la asamblea representativa del próximo martes.

A partir de hoy y hasta esa fecha, Adeom-Canelones se reunirá en asambleas en 27 zonales municipales distribuidas en todo el departamento para evaluar las futuras movilizaciones.

Juan Silveira, dirigente del Pit-Cnt, destacó que, por el momento, no se han propuesto paros de 24 horas en respaldo al conflicto de los municipales de Canelones. "Las paralizaciones se resuelven en función de procesos. El de Canelones es un conflicto largo. Pensamos que en ese diferendo hay que aplicar lo mismo que se hizo en Punta del Este", advirtió.

Consultado sobre la fecha en qué podría instrumentarse la marcha hacia la ciudad de Canelones, Silveira explicó que se trata de una de las medidas manejadas y agregó que demandará tiempo su preparación.

NEGOCIACIONES. Ayer, representantes de la intendencia y del sindicato se reunieron nuevamente para buscar una salida al conflicto.

Olano dijo que los delegados del municipio responderán mañana sobre la contratación automática de zafrales y contratados y la inclusión nuevamente dentro del padrón de funcionarios a 11 militantes gremiales. Durante el encuentro, el secretario y el director de Hacienda de la comuna, Roberto Yavarone y Daniel Lamela, respectivamente, plantearon que este tema deberá ser acordado con otros grupos políticos, ya que el mismo deberá ser aprobado por la Junta Departamental.

La propuesta de la intendencia plantea ajustes salariales semestrales y un plan para ponerse al día en el pago de los sueldos, en función de la recaudación.

Según voceros de la comuna, las medidas gremiales afectan la aplicación de una amnistía impositiva.

"No podemos pagar los salarios como pide el gremio ni recaudar, ni hacer obras por las movilizaciones del sindicato que confunden a la población", dijo a El País el director Lamela.