Publicidad

Mujeres

MUNDO EL TIEMPO/ GDA Sus abogados se esforzaron por restarles importancia a los hechos. Pero el movimiento siguió su curso y la caída de este hombre todopoderoso en Hollywood, que recaudó fondos para demócratas como Hillary Clinton, fue vertiginosa. A la par que Kantor y Twoher investigaban y convencían a actrices a romper el silencio, el periodista Ronan Farrow hacía lo mismo para The New Yorker, logrando el testimonio de la italiana Asia Argento y otras dos mujeres que afirmaron haber sido violadas por Weinstein, cofundador del estudio Miramax. Su artículo salió publicado el 10 de octubre. Después de las dos investigaciones vendría un trino que catapultó un movimiento de mujeres. El 15 de octubre, el trino de la actriz Alyssa Milano terminó de encender la mecha en las redes sociales. Ella también había leído la avalancha de artículos que siguieron a las revelaciones sobre Harvey Weinstein e invitó a denunciar. “Si te han acosado o agredido sexualmente, escribe me too (‘yo también’) en respuesta a este trino”, escribió en Twitter la estrella de Embrujadas. Los testimonios no tardaron en acudir al llamado y muchas revelaron lo que les pasó por primera vez en público. Aunque el trino de Milano catalizó el #MeToo, este existía en las redes sociales desde 2006. A quien se le atribuye su uso es a Tarana Burke, una activista afroestadounidense que usó el hashtag en My Space. Foto: Freepik Burke había comenzado a usar esta expresión de “empatía” como una forma para que las víctimas de violencia sexual, especialmente de comunidades marginadas, establecieran una conexión entre ellas y lo expresaran en voz alta al mundo. "Al principio, entré en pánico. Tuve una sensación de pavor, porque algo que formaba parte de la labor de mi vida iba a ser utilizado para un propósito que originalmente no había previsto ", reconoció Burke cuando vio su eslogan retomado en las redes. Pero rápidamente, Milano devolvió a la activista lo que era suyo. “Lo que realmente hace la campaña #MeToo, y lo que Tarana Burke nos ha permitido hacer a todos, es volver a centrarnos en las víctimas”, declaró la actriz en una entrevista en el programa Good Morning America. "Esto es solo el comienzo y llevo diciendo desde el principio que no es solo un momento, es un movimiento", insistió Burke, junto a Milano en 2017, durante el Today Show. Desde experiencias de abuso hasta humillaciones, mujeres de la industria del cine hablaron y contaron sus experiencias. Rose McGowan fue una de las primeras en decir: “Yo También”. “Yo era tan nueva en el escalón superior de la industria. No sabía lo que tantos sabían, que él era un depredador, y yo caminaba hacia su trampa”, escribió la actriz en su libro Brave (2018), en el que narra cómo Weinstein la violó cuando ella tenía 23 años en la habitación de un hotel, donde creía iba a tener una reunión para hablar de su carrera. Rose McGowan se convirtió en una de las principales testigos contra Harvey Weinstein. Ashley Judd también recordó cuando el productor se le insinuó, y Salma Hayek, las tantas veces que le dijo que no. “Parecía que todo Hollywood sabía sobre mi más vulnerable momento de violación y que yo era la que debía ser castigada por eso", escribió sobre las puertas que se le cerraron para otros proyectos cinematográficos. Incluso, aseguró que actores como Ben Affleck tenían conocimiento de lo que le ocurrió y de los abusos de Weinstain. “No sabía que muy pronto yo tendría que decir no. No a abrirle la puerta a cualquier hora de la noche en hotel tras hotel y locación tras locación donde se aparecía inesperadamente, incluido un sitio en el que estaba rodando una película en la que él ni siquiera estaba involucrado (...). Sus tácticas de persuasión iban desde hablar dulcemente y prometer cosas hasta aquella vez que, en un ataque de ira, dijo las palabras más temibles: ‘Te voy a matar, no creas que no puedo’ ”, escribió Hayek en una columna para The New York Times. Salma Hayek. Foto: Reuters A las de ellas, otras voces de artistas como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Mira Sorvino, Cara Delevingne, entre otras, contaron sus experiencias personales con Weinstein. Unas más criticaron el ambiente depredador de Hollywood, como Meryl Streep, Emma Thompson, Emma Watson y Jane Fonda. Hubo otros nombres de señalados como Kevin Spacey, protagonista de House of Cards, el cantante R. Kelly, el futbolista Cristiano Ronaldo, el tenor Plácido Domingo, el fotógrafo Terry Richardson y en cada país, en diferentes industrias del teatro, la televisión, incluso el periodismo, el movimiento #MeToo también se hizo propio. El surgimiento de #MeToo en Estados Unidos desencadenó un movimiento mundial que ha inspirado a muchas mujeres a perder el temor de hablar en público sobre la violencia sexual en sus respectivos países. En Suecia, el país vanguardia de la igualdad, el #MeToo estremeció hasta la prestigiosa academia sueca que concede los premios Nobel. En 2017, el galardón en la categoría de literatura fue pospuesto un año, después de la acusación hecha por 18 mujeres por violación y agresión sexual contra el francés Jean-Claude Arnault, esposo de una académica. Desde julio de 2018, una ley sobre el consentimiento sexual considera violación todo acto sexual sin consentimiento expreso. Esta ley pionera dio lugar a un importante aumento de las acusaciones y condenas por violación, según las estadísticas nacionales. Foto: Freepik
IGUALDAD efe Maria Noel Vaeza. Foto: Fernando Ponzetto La directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, la uruguaya Maria-Noel Vaeza, confió en que el avance en la participación política de las mujeres en la región es "desesperadamente lento". "Estamos llegando, pero desesperadamente lento, eso hay que cambiarlo, hay que acelerar", sostuvo Vaeza en un encuentro con medios extranjeros en La Paz, dentro de una visita que cumple en Bolivia desde el lunes. En la región están la presidenta de Honduras, Xiomara Castro; la presidenta de Barbados, Sandra Mason, y la primera ministra de ese país caribeño, Mia Mottley. Vaeza también mencionó a las vicepresidentas de Uruguay, Beatriz Argimón; la de Argentina, Cristina Fernández, y la de Colombia, Francia Márquez. A su juicio, para avanzar más en la participación femenina en política, hay que "trabajar con los partidos políticos" porque son "el vehículo para llegar a las elecciones" y son ellos los que deciden incluir o no a las mujeres en sus listados. También cuestionó las "trampas" que hacen algunos partidos que sí incluyen a mujeres en sus listas partidarias, como ponerlas en los escaños que saben que no lograrán. O lo que ocurre en Bolivia, donde si bien la ley exige el criterio de paridad y alternancia, muchas mujeres que llegan a ser autoridades titulares son forzadas a renunciar a la mitad de su mandato por sus suplentes varones. Con todo, Vaeza destacó lo ocurrido en México, un país "machista" y donde ocurren once feminicidios por día que, no obstante, "llegó a la paridad en todo". La representante atribuyó esto a una "decisión política de los partidos" y a un "trabajo muy fuerte" desde las bancadas parlamentarias femeninas "que se unieron" para lograrlo. "Y ahora tenemos nueve gobernadoras mujeres en México, nunca se había dado eso. Tenemos alcaldesas, un número importante de alcaldesas, el congreso paritario", resaltó. Para Vaeza, las bancadas femeninas han hecho "un trabajo maravilloso" en muchos países, pues por ellas se trabajan las agendas legislativas "para avanzar hacia la igualdad". El avance regional es "lento", pero va a "años luz" si se compara a América Latina con otras regiones, ya que en África no hay "ni una mujer presidente" y en Asia son muy pocas, indicó. "El 11 % de los presidentes del mundo son mujeres y, sin embargo, fueron las que mejor gestionaron la pandemia. Así que algo hay que analizar en los liderazgos de mujeres", concluyó Vaeza.
MUJERES no pausa Foto: No Pausa Cuando hablamos sobre síntomas del climaterio, es normal pensar en el abanderado de esta etapa: ¡los sofocos! Sin dudas el más popular de todos, tanto que si existiera un álbum de figuritas sería sin dudas la más repetida, presente en la vida del 75% de las personas que están atravesando esta fase. Hoy te mostramos algunas de estas figuritas que serían las más difíciles de conseguir: los síntomas menos comunes del climaterio.? Pero no nos asustemos, por suerte (y con información y buena atención médica) los síntomas se pueden tratar y controlar de diversas formas. 1. Sensación de hormigueo en todo el cuerpo (parestesia). Se experimentan sensaciones como pinchazos, "alfileres y agujas", hormigueo o entumecimiento y están relacionadas con la pérdida de lubricación debido a la disminución del estrógeno.? 2. Lengua ardiente. Esta condición simula una sensación de fuego en la boca y la lengua en aproximadamente el 40% de las personas en el climaterio. Puede crear un sabor metálico, sequedad, dolor y hormigueo y se cree que se activa con una caída del estrógeno. También podés encontrar que algunos alimentos tienen un sabor diferente durante o después de la menopausia? ?3. Descargas eléctricas. Normalmente ocurren antes de un sofoco, pero también pueden ocurrir en otros momentos. Pueden sentirse como un choque de electricidad pasando por el cuerpo. Aunque la causa de estos shocks no se comprende completamente, se cree que se debe a que las neuronas fallan en el sistema nervioso, lo que puede ser causado por un cambio hormonal.? 4. Ojos secos. El desequilibrio hormonal puede afectar las glándulas de los párpados que mantienen los ojos húmedos. Las glándulas producen menos líquido y grasa, lo que hace que los ojos se sequen.? 5. Tinnitus. Es la sensación de escuchar sonidos que en realidad no están presentes, como zumbidos, silbidos o chasquidos. Este síntoma puede variar desde una molestia leve hasta ser profundamente perturbador. Las investigaciones muestran que el 20% de las personas experimentan tinnitus durante la menopausia.? ¿Cómo venís con tu álbum? CONOCÉ A NUESTRAS COLUMNISTAS
MUJERES no pausa Foto: Pixabay La libido, o el deseo sexual, está controlado por el cerebro. Es la fuerza impulsora biológica que nos hace pensar en el sexo y comportarnos de una manera sexualmente activa. Por eso es importante entender que aunque caminen juntos, la libido y la excitación no son lo mismo.? Cuando hablamos de excitación sexual nos referimos a los cambios físicos: aumenta el flujo de sangre y la lubricación en la vagina, la vulva se hincha y el clítoris se expande.??? Con la caída de la testosterona y el estrógeno, natural en esta etapa, esta respuesta física cambia. Los genitales reciben menos sangre y lubricación y eso puede retrasar el orgasmo.??? Entonces aunque sí, la menopausia puede afectar diferentes aspectos de la libido, el contexto, nuestros traumas, el estado de ánimo, el estrés, la relación con la pareja y la relación con nuestro propio cuerpo también son indicadores importantes que impactan en ella y no están ligados a las hormonas.??? ?No hay una fórmula para activar instantáneamente la libido, pero hay 3 pilares que podés explorar para dar un up:??? 1- Autoconocimiento??